Sermones

Acercaos a Dios 1 / Campaña Evangelística / Ps. Julio Rosa / 24/08/18

Predicador - Pastores Invitados

Acercaos a Dios 

TEXTO: SANTIAGO 4:1-10

“Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros”. Creo que no hay una necesidad mayor para los seres humanos que la presencia de Dios en sus vidas. Pero su presencia está condicionada a que nos acerquemos a El. Esa es la condición para estar en la presencia de Dios. Acercarnos a El es tener comunión con El. Es relación íntima de amor con Dios. (Fil. 3:10; Sal. 27:8; 42:1-2; 63:1-2; 84:2; 143:6; Mat. 22:37).

En el AT Dios levanto el tabernáculo para morar en medio de su pueblo, pero ese acercamiento tenía sus requisitos. Por ejemplo, en el libro de Levítico los capítulos 17-22 se recalca la necesidad de una vida pura tanto del pueblo, como los sacerdotes y del sumo sacerdote para poder acercarse a Dios. Mientras más cerca de la presencia de Dios mayor eran los requisitos de acercamiento. Israel como pueblo de Dios tenían el privilegio incomparable de ser escogido por Dios como su posesión, por lo tanto, debía ser una nación santa porque Dios es un Dios santo.

Las leyes que se encuentran desde el capítulo 17 hasta el 20 tienen el propósito de mantener al pueblo de Dios separado de las costumbres paganas de las naciones vecinas; los capítulos 20 al 22 presentan las leyes que mantenían a los sacerdotes separados de ciertas costumbres ceremoniales que eran lícitas para el resto del pueblo, pero para ellos no. Así podemos ver que acercarse a Dios tiene requisitos que van de menor a mayor dependiendo de cuan cerca estas delante de Dios.

Así un requisito era para el pueblo, otro para los sacerdotes y otro para el sumo sacerdote.

Es una división que corresponde a las tres partes del tabernáculo: el atrio, el lugar santo y el lugar santísimo. Cuanto más cerca de Dios, tanto más sagrada era la posición. La congregación debía separarse de las costumbres de las otras naciones; los sacerdotes debían vivir separados de gran parte de la congregación, y el sumo sacerdote, quien llegaba hasta la misma presencia de Jehová, tenía que tener ciertas cosas que lo diferenciaran de los demás sacerdotes. Todo esto era para realizar el designio divino de que el pueblo de Dios fuera una nación santa.

Hoy día estando presente Cristo algunas cosas han cambiado. La muerte de Cristo, derribo el atrio y todo lo que había en él, (el altar de bronce, los sacrificios de animales y el lavacro). También derribo el lugar santo y rasgo el velo que ocultaba el camino a la presencia de Dios. ¿Qué significa eso? Que los creyentes pueden acercarse directamente a Dios, ¡Pero! Con la suma de los requisitos tanto del pueblo como de los sacerdotes y del sumo sacerdote porque Cristo nos ha hecho “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa… (1 Pedro 2:9), y reyes y sacerdotes para Dios. (Apoc. 1:5-6).

¿Con que propósito Dios quiere que tengamos comunión con El? ¿Con que propósito Dios quiere que nos acerquemos a El?

  • Acercaos a Dios – Para oír su voz 

Núm. 7:89 dice: Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines; y hablaba con él.

Al acercarnos a Dios debemos acercarnos para oír su voz.

Muchas veces nos acercamos a Dios con la actitud incorrecta. Venimos con intereses propios y no buscando los intereses de El. Venimos a hablar y no a escuchar. Venimos a buscar y no a dar. Venimos con nuestros planes, proyectos y propuestas y no escuchamos los planes y proyectos y propuestas de El.

Eclesiastés 5:1-3 Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. 5:2 No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. 5:3 Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.

Aquí la Biblia enseña el mismo principio: Debemos acercarnos para oír. No nos acerquemos para hacer promesas sobre la base de buscar ser recompensados o bendecidos por Dios sabiendo que no vamos a cumplir, es mejor acercarnos para oír lo que Dios tiene que decirnos sobre su voluntad y su plan para nuestras vidas, nuestras familias e hijos. La intención que tiene Dios en que oigamos su voz es para que le conozcamos y le obedezcamos.

Exodo 25:21-22 Y pondrás el propiciatorio encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré. 22 Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.

  • Acercaos a Dios – Para reconciliarnos con Dios

Números 8:19 Y yo he dado en don los levitas a Aarón y a sus hijos de entre los hijos de Israel, para que ejerzan el ministerio de los hijos de Israel en el tabernáculo de reunión, y reconcilien a los hijos de Israel; para que no haya plaga en los hijos de Israel, al acercarse los hijos de Israel al santuario.

Debemos acercarnos a Dios no solo para oír sino también para reconciliarnos con El. Es increíble como la gran mayoría de cristianos quieren acercarse a Dios y pretender andar con El, caminar con El, tener comunión con El, procurar ser bendecidos por El y no estar reconciliados con El. Sabe por qué debemos reconciliarnos con El. ¡Porque somos enemigos de Dios! Enemigos de Dios por el pecado.

Romanos 5:10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Efesios 2:15-16 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, 2:16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.

Col 1:20-23 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. 1:21  Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado 1:22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; 1:23  si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro.

  • Acercaos a Dios – Para alcanzar misericordia 

Hebreos 4:14-16 “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”.

Debemos acercarnos a la presencia de Dios, a su trono gracia porque está lleno de misericordia y oportuno socorro. La presencia de Dios es una fuente inagotable de donde mana gracia, misericordia y ayuda para nuestras debilidades. Necesitamos gracia que nos abra las puertas a las riquezas de los favores de Dios para salvación, misericordia que perdone todos nuestros pecados, y ayuda divina que nos sostenga cada día delante de su santidad.

Autor: Ps. Julio Rosa 

Último mensaje predicado: https://libres.org.do/sermons/las-bendiciones-de-esperar-en-dios/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =