Sermones

Adornos de una navidad Evangélica / Emeterio Soriano / 18/11/18

Predicador - Emeterio Soriano

Los adornos de una Navidad Evangélica

Lucas 2: 8-20

Ha llegado el tiempo en que nos preparamos para las festividades de Navidad, las tiendas cambian sus productos, comenzamos a ver luces de colores en negocios y hogares, las estaciones de radio cambian su música, y en sentido general decimos que: “ya se siente la brisita de Navidad”.

La preocupación de muchos por el árbol, las luces, la decoración, la cena. La gran mayoría prepara sus adornos de para las festividades. Pero la palabra de Dios hace un énfasis marcado en el adorno del interior, 1 Pedro 3:3-4 dice: Que el adorno de ustedes no consista en cosas externas, como peinados exagerados, joyas de oro o vestidos lujosos, sino en lo íntimo del corazón, en la belleza incorruptible de un espíritu suave y tranquilo. Esta belleza vale mucho delante de Dios. DHH. Claramente el apóstol Pedro no se refería a los adornos de la Navidad, sino a la apariencia exterior de las mujeres cristianas, no obstante el principio es aun aplicable: “Dios no mira lo que mira el hombre” en Palabras del Señor dichas al profeta Samuel (1 Samuel 16: 7).

El Señor está interesado en que cada uno exhiba el mejor adorno para la Navidad. Navidad es celebrar y recordar que la luz vino al mundo (Mateo 4: 16). Como parte de esta celebración espiritual debemos procurar adornar nuestras vidas de adentro hacia a fuera y no concentrarnos exclusivamente en lo exterior.

¿Cuál es ese adorno de Navidad tan especial? El mejor adorno es esta navidad consiste en: una proclamación del evangelio, una silenciosa contemplación, una respuesta emocional, un canto de alabanza.

¿Cómo se celebró la primera navidad?

Estos hombres identificados únicamente como pastores, eran una parte del pueblo despreciada por los líderes religiosos por no poder cumplir a cabalidad las exigencias, muchas de ellas tradicionales, que exigía la ley judía. Se encontraban cuidando de los rebaños, rebaños que probablemente pertenecían al grupo de ovejas que se sacrificaban diariamente en el Templo. Esta gente humilde fue la escogida por Dios para recibir la noticia, la mejor noticia jamás escucha, “la salvación llegó”. La actitud de estos hombres fue de adoración verdadera. En sus acciones podemos notar que en ellos se evidencian los adornos de una navidad evangélica.

LA PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO. Luc. 2:10-11 (2:27-38)

  • La calidad de la noticia: de gran gozo. La mejor noticia.
  • El alcance de la noticia: para todo el pueblo. (30-31)
  • La noticia: que ha nacido hoy, en la ciudad de David
  • El protagonista de la noticia: un salvador, que el CRISTO el Señor.

Los títulos que el ángel utilizó denotan que:

  • Salvador: el propósito de su nacimiento.
  • Cristo: la designación de enviado o comisionado por Dios.
  • Señor: la posición eterna de Jesús.

EL CANTO GOZOSO. Luc. 2:13-14

En la época del nacimiento del Señor Jesús existía una práctica de que cuando un niño nacía se reunían los músicos del pueblo y cantaban alegres en celebración de este acontecimiento.

Lamentablemente el Señor Jesús no tuvo tal privilegio al nacer en una ciudad que no era la de su concepción. Amén de que los hombres no cantaron su nacimiento, las huestes celestiales, cantaron una canción, canción que ha sido denominada por algunos como: “el primer himno de Navidad”.

Es que el canto constituye un medio para que el hombre comparta el contenido de su corazón, intenta traducir en palabras los sentimientos y las convicciones que se tienes.

Mucho se ha dicho acerca de creer y cantar, y es que el pueblo de Dios se ha caracterizado por cantar su fe; de ahí que tengamos el libro de los Salmos. Es una realidad de que cantamos lo que creemos, aun los incrédulos cantan lo que creen.

El canto, el canto evangélico, cargado de esa buena nueva es uno de los adornos que debe caracterizar nuestra navidad.

Si bien la proclamación del evangelio, el canto de henchido de gozo son adornos que Dios espera de nuestra navidad, también el espera una silenciosa contemplación de la gloria de Dios.

UNA SILENCIOSA CONTEMPLACIÓN DE LA GLORIA DE DIOS. Luc. 2:19

María siendo objeto y testigo de la obra de Dios en el nacimiento del Mesías, oyendo además el testimonio de los pastores, llega a esa contemplación de la gloria de Dios en su vida, a través de ella y en favor de toda la humanidad.

La práctica de guardar, reflexionar en su mente, debe ser una práctica usual en los creyentes, en todas las épocas del año; y la Navidad no debe ser la excepción.

El creyente debe tomar tiempo aparte para contemplar la hermosura de la obra de Dios en su vida y revisar también la respuesta a esta obra de parte nuestra.

UNA RESPUESTA EMOCIONAL ANTE LA PRESENCIA DIVINA. Luc. 2:20

Estos hombres, los pastores no se fueron ofendidos por encontrar a José, María y al niño en las condiciones de precariedad que les rodeaban, ellos no echaron de ver el lujo, ni la decoración inexistente en el pesebre. Ellos disfrutaron su tiempo con el Salvador, y luego salieron con una respuesta emocional ante la presencia de Dios.

Esta respuesta emocional no debe confundirse con una respuesta irracional, pues los que adoran verdaderamente al Señor han de hacerlo en Espíritu y en Verdad (Juan 4: 23). Adorar es amar, pero amar incluye hacerlo con toda la mente (Mateo 22: 37).

APLICACIÓN:

Es tiempo de reflexionar acerca de nuestra celebración de la navidad. ¿Está siendo evangélicamente adornada la Navidad en mi vida y en mi hogar?

  • LA PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO. LUC. 2:10-11 (2:27-38)
  • EL CANTO GOZOSO. LUC. 2:13-14
  • UNA SILENCIOSA CONTEMPLACIÓN DE LA GLORIA DE DIOS. LUC. 2:19
  • UNA RESPUESTA EMOCIONAL ANTE LA PRESENCIA DIVINA. LUC. 2:20

Autor: Emeterio Soriano

Último mensaje predicado: ¿Cómo es el integrante de la familia que busca agradar a Dios?

Facebook:  La Iglesia Bautista Redención

Comments (1)
You must be logged in to post a comment.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + seis =