Sermones

La consagración de un joven para Dios | Emeterio Soriano | 08/03/2020

Predicador - Emeterio Soriano

En el día de hoy vamos a tratar el tema un joven consagrado para Dios, pero debo aclararles que la consagración es el deseo de Dios para todos nosotros, ya sea que usted sea un joven del ayer, un joven del presente o uno del mañana; Dios quiere que usted ceda todo su derecho al Él.

Estaremos estudiando un pasaje de la escritura que relata el llamado de Dios a Samuel para ser su profeta en Israel. La Biblia nos cuenta acerca de su milagroso nacimiento, de la devoción de su madre y también de la impiedad imperante en los tiempos de su nacimiento y juventud. La madre de Samuel lo había pedido a Dios para darlo a Dios. Ella tuvo un deseo genuino de agradecimiento a Dios. Empecemos por aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de consagrar o consagrarse al Señor.

¿Qué es la consagración para un joven?

La consagración es una dedicación voluntaria de lo propio o de uno mismo con el propósito de ser utilizado para el uso que Dios desee. 1 Tesalonicenses 4: 3 

En el AT se relata la historia de muchas personas, días, animales y cosas que se consagraron al Señor. Aunque esta era una práctica en el pueblo de Israel; los pueblos que no conocían a Dios, también consagraban personas, cosas, días y animales al uso y servicio de sus ídolos. 

Hoy en día, tenemos que tomar una decisión inteligente en nuestras vidas, mientras más jóvenes somos mejor es tomar esta decisión. La decisión de consagrarse al Señor. 

Algunos podrían decir yo conozco a Dios y trato de portarme bien. Fíjese eso no es suficiente, la Palabra de Dios dice que los demonios también creen que Dios existe, y hacen  más que eso, reaccionan con temor frente a Él. Santiago 2: 19. Consagrarse es ceder todo derecho al Señor. La razón es que si no nos consagramos o dedicamos al Señor, nos consagraremos o dedicaremos a otra cosa, detrás de la cual estará Satanás.

¿En qué áreas de la vida debe un  joven consagrarse para Dios?

  • Voluntad, los anhelos, 1 Tesalonicenses 5:23: 

La voluntad representa el deseo más interior y secreto que tenemos. Es la facultad de decidir y ordenar la propia conducta. Todo comienza con la voluntad. Si en nuestro corazón no está la voluntad, la decisión de consagrarnos a Dios. No será posible. 

Existe la posibilidad de que nunca hayas pensado en permitir a Dios que guié tu vida, es probable que pienses que eres capaz de vivir una buena vida sin tener en cuenta a Dios. La realidad es que todo el que decide no tomar en cuenta a Dios, está condenado a vivir una mala vida y a hacer cosas que no convienen. Romanos 1: 21-28

  • Pensamientos, Proverbios 23: 7a: 

La voluntad comienza a materializarse en nuestros pensamientos. Los pensamientos pueden ser controlados, controlados por el Señor, si nos consagramos a él. Querido joven, ¿no estás cansado de cerrar tus ojos y ser atormentado con pensamientos o imágenes que desagradan a Dios? ¿no estás cansado de sentir que tu mente está sucia? ¿De no tener tranquilidad? 

¿Por qué tu mente te atormenta?. Tus pensamientos te atormentan porque tu mente está consagrada al mundo, un mundo malo, que no te quiere, sino que te quiere utilizar hasta destruirte. Te tengo unas palabras de consuelo que dijo Martín Lutero: No puedes evitar que las aves vuelen sobre tu cabeza, pero sí que hagan un nido en ella. 

Quien decide de qué cosas llena su mente eres tú. La mente se nutre, se llena, de lo que entra por nuestros sentidos. Si escuchas música impía o música cristiana dudosa, llenaras la mente de vanalidades y de perversidades. Si sigues a través de las redes sociales a los artistas o los youtubers, de chistes fuera de tono. Estas consagrando tus pensamientos para el mundo, esto es lo que no te permite estar dispuesto para ser usado por Dios. Tu mente puede ser un lugar limpio que Dios puede usar, pero debes decidir que cosas pones en ella.

  • Acciones/palabras, Lucas 6: 45: 

Lo que sale de nosotros ya sean acciones o palabras, proviene de nuestros corazones. Lo que sembramos en voluntad y pensamiento se traducirá en palabras y acciones, ya sean estas buenas o malas.

Analiza lo que dices y haces, cuando no están tus padres o autoridades presentes. Estoy seguro que las palabras obscenas (malas palabras) o términos de canciones urbanas. Probablemente tu vocabulario sea el que dicta la calle, y no el de la escuela. Como hablas y como actúas dice si estas sometido a Dios o a tu propia voluntad.

¿Cuáles son los niveles de consagración para un joven?

    • Familiar. 1 Samuel 1: 11, 27-28

Cuando estas en la iglesia por tus padres o por tu abuela u otro familiar. En realidad estas de visita o acompañándolos.

    • Congregacional. 1 Samuel 3: 1 (véanse 2: 11, 21, 26)

Cuando haces un especial con tu clase de escuela bíblica, o cuando por la costumbre de estar desde niño aquí se te manda a hacer cosas en la iglesia. HACES pero no ERES.

    • Personal. 1 Samuel 3: 10; 19-21

Habla, porque tu siervo oye. Estoy dispuesto a escucharte y a obedecerte.

¿Cuál es el proceso la de consagración de un joven?

  • Escuchar la voz del Señor (por su palabra o por la predicación).

Inquietarse el corazón. Dios siempre habla, pero si no estamos en el lugar correcto, no escucharemos. Hoy estás en el mejor lugar, en el mejor momento.

  • Entender la voz de Dios. 1 Samuel 3: 7

Samuel no entendía que era Dios que lo llamó las tres primeras veces. Quizá el día de hoy no sea la primera vez que Dios te llama a consagración o a salvación.

  • Responder correctamente al Señor. 

Samuel al ser tan joven, necesitó de la guía de alguien que había escuchado y obedecido a Dios. En ocasiones no podremos discernir la voz de Dios, para eso Él nos ha dejado su palabra, la oración y a nuestros pastores, ellos nos pueden ayudar. 

Pero debes entender que Dios siempre querrá que te acerques más y más a El.

  • Disponerse a mantenerse cerca del Señor.

2 Timoteo 2:21  Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. 

Autor: Emeterio Soriano

Facebook: La Iglesia Bautista Redención

Último mensaje predicado: Un creyente consagrado para Dios | Ps. Ramón De Jesús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =