Sermones

La necesidad de la predicación 1 / Ps. Ramón De Jesús

LA NECESIDAD DE LA PREDICACIÓN

II TIMOTEO 4: 1-5

La predicación siempre es y ha sido crucial en el avance de la iglesia de Jesucristo. La predicación constituye el arma letal contra las fuerzas del mal.

No es la música, no es la dramatización, no es sanar enfermos, no es el “hablar en lenguas”, etc. lo más importante en el culto público; es la proclamación de la santa y bendita Palabra de Dios.

En esta porción de las Escrituras. El Apóstol trata de hacer consiente al joven Timoteo sobre la necesidad de la predicación.

Para estudiar este asunto, podemos dividir el texto en dos encabezados.

I.-  El Encargo a Predicar. vv. 1-2

II.- La necesidad de la predicación. vv. 3-5

Veamos, en primer lugar:

I.- EL ENCARGO A PREDICAR, vv. 1-2

Mediante el uso de la expresión “te encarezco”, Pablo está haciendo consiente a su discípulo e hijo en la fe sobre su responsabilidad de la labor de la predicación.  El verbo griego usado para encarecer, hace alusión a una orden militar, cuyo cumplimiento es apremiante e ineludible. Timoteo debía darle fiel cumplimiento a esta orden. Para enfatizar mas esta orden Pablo recurre a dos recursos:

1.- Los testigos delante de los cuales Pablo da el encargo.

a.- Dios v. 1b “delante de Dios

Dios era el primer testigo delante del cual el apóstol encargaba a Timoteo de la responsabilidad de proclamar la Palabra. Sobre este particular el comentarista bíblico William MacDONALD  dice lo siguiente: “Todo servicio debe llevarse a cabo con la conciencia de que está siendo observado por la mirada todo observadora de Dios”.

b.- El Señor Jesucristo v. 1b. “…y del Señor Jesucristo

Pablo da este encargo final y solemne, a su hijo en la fe Timoteo, en la víspera de su muerte, empleando como testigo de dicho encargo, después de Dios,  al Señor Jesucristo; porque es El quien juzgará a los vivos y a los muertos en su segunda venida por sus santos, y en su reino teocrático.

Guillermo Henriksen, en su comentario sobre las epístolas pastorales, en este sentido dice: “Pablo dirige la atención de Timoteo hacia Dios y el Señor Jesucristo, en cuya presencia se da y recibe este encargo y pone a Timoteo bajo el juramento de cumplir el encargo, porque es a Dios y al Señor Jesucristo a quienes Timoteo, y el mismo apóstol Pablo, han de rendir cuentas un día;  y este es el Cristo que esta por juzgar”.

 

2.- El énfasis del encargo. v.2

El énfasis del encargo aquí, es la proclamación de la Palabra de Dios. Para dar fuerza a dicho encargo, San Pablo emplea 5 imperativos:

a.- Que prediques.

Predicar aquí implica proclamar como un heraldo del rey. Pablo uso el termino griego Khrusso, para referirse a la proclamación de la verdad divina, se refiere también a pregonar o a divulgar esa verdad.

b.- Que instes.

Esto significa:  “pararse sobre … colocarse cerca de esa verdad, estar presente, arremeter con esa verdad ”. El termino griego empleado aquí es efisthemi. Esto debía hacerlo a tiempo y fuera de tiempo; según el pastor John MacArthur, Timoteo debía proclamar la verdad de Dios cuando esto sea popular o conveniente y también cuando no lo sea en absoluto. La proclamación de la verdad debe llevarse a cabo cuando sea fácil y cuando sea difícil.

c.- Redarguye.

Este imperativo que da fuerza el encargo a la proclamación de la verdad de Dios significa refutar, amonestar, convencer, reprender. La proclamación de la verdad de Dios debe hacerse con la idea de sacar a los falsos creyentes del error. La palabra griega elenco, tiene que ver con la corrección de la doctrina falsa con el uso cuidadoso de argumentos bíblicos para ayudar a la persona a entender el error de sus acciones.

d.- Reprende.

Este imperativo da la idea de imponerse sobre o censurar la falsa doctrina, también indica amonestar en público. La palabra griega aquí es epitimao, esta palabra tiene que ver más con la corrección de los motivos de la persona tratando de convencerla de su pecado y conducirla al arrepentimiento.

e.- Exhorta.

Se refiere a invitar o llamar cerca a aquel que ha sido convencido de su error, incluye animar, confortar y consolar al que ya se dio cuenta de su extravió. Proclamar la verdad de Dios incluye llamar a las personas al arrepentimiento, y luego ayudarlo en el nuevo camino de la fe. La palabra usada aquí es parakaleo, palabra que tiene que ver con la obra del Espíritu Santo en el creyente como Consolador. Este es el lado positivo de la predicación, incluye también el enseñar e instruir.

APLICACIÓN:

El encargo de Pablo a  Timoteo pone de manifiesto la responsabilidad de todo predicador de la Verdad de Dios hoy en día. Pero también indica  la responsabilidad de todo aquel que oye la Palabra de Dios de reaccionar positivamente a su llamado, pero también hay un llamado a todo aquel que está involucrado en falsas doctrinas a abandonar esta práctica, arrepentirse de ese pecado y dedicarse a vivir y proclamar la verdadera Palabra de Dios.

Autor: Ps. Ramón De Jesús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =