Sermones

Las bendiciones de esperar en Dios / Ps. Ramón De Jesús / 19/08/18

LA BENDICIÓN DE ESPERAR EN DIOS

Salmo 130:1-8

Introducción:

Las bendiciones de esperar en Dios. Seis veces aparece la palabra esperar en este salmo, cinco de ellas en forma explícita(v.5, 6a, 7) y una de manera implícita o tacita v.6b. El texto emplea dos palabras hebreas que se traducen esperar:

Esperar  (Heb. Cava(una vez): atar, ligar, confiar. V.5b;  Yakjal(cinco veces) : ser paciente, tener  esperanza en. Todo esto nos hace ver que la idea central que transmite el salmo es “Esperar en Dios”.  Es por esto que hemos titulado esta enseñanza: LAS BENDICIONES DE ESPERAR EN DIOS.

Movernos hacia nuevos niveles espirituales es posible cuando desarrollamos dependencia y fe plena en Dios, y aprendemos a esperar en Él. Quizá se preguntará: ¿Por qué razón esperar en Dios está íntimamente ligado a desarrollar la fe? La respuesta es sencilla: Prendernos de la mano del Señor y creer que algo especial ocurrirá, forma parte de un proceso en el que renunciamos a la duda, nos despojamos de tanto racionalismo y comprendemos que el Supremo Hacedor tiene su propio tiempo para hacer las cosas. El problema radica en que generalmente no queremos esperar. No nos enseñaron a hacerlo. Queremos que todo sea ya, en el instante. San Pablo aprendió a esperar en Dios, según su testimonio en Filipenses 4: 10-13.

I. APRENDER A  ESPERAR EN DIOS, NOS ELEVA A UN NUEVO NIVEL ESPIRITUAL.  vv.1- 4; 40: 1-2.

  1. Cuando somos impacientes, Dios trata con nosotros y nos enseña que debemos esperar.
  2. Cuando aprendemos a esperar en Dios, reconocemos que Él es soberano y tiene el control de todas las cosas.
  3. Dios responderá a nuestro clamor. Esa es la razón por la que debemos aprender a esperar en Él como lo hizo Jacob. (Génesis 49:18.)
  4. En muchas  ocasiones esperar en Dios nos tomará toda la vida (Salmo 119:166).
  5. Esperar en Dios implica ser fieles a los mandamientos.
  6. Esperar en Dios implica aprender en cada etapa.

II. SI ESPERAR EN DIOS SE CONVIERTE EN NUESTRO MODO DE VIDA, NO SEREMOS AVERGONZADOS. Vv. 5 – 6.  Salmos 22: 5

  1. Como padres debemos enseñar a nuestros hijos a esperar en Dios. (Salmo 22:4).
  2. Quien aprende a esperar en Dios no queda avergonzado (Salmo 22:5).
  3. Dios responde en el momento oportuno.  (Salmo 40: 1-3).
  4. La respuesta de Dios es la que necesitamos aunque sea diferente de aquello que esperamos y queremos.
  5. Dios siempre tiene la última palabra, porque Él es el Soberano.
  6. Cuando esperamos en Dios, Su respuesta nos lleva a encontrar soluciones. (Salmo 25:3).
  7. Debemos aprender de quienes  por fe y mediante la perseverancia en Dios, alcanzaron nuevos niveles (Hebreos 6:12).

III. VIVIR ESPERANDO EN DIOS, NOS HARÁ CREYENTES VICTORIOSOS. Vv. 7- 8.

  1. Confiar en nuestras fuerzas o en las promesas de la mundanalidad nos lleva al fracaso. (Salmo 31:6).
  2. Esperar en Dios demanda que nos fortalezcamos para seguir avanzando hacia la meta, a la victoria en todas las áreas de nuestra vida. (Salmo 31:24).
  3. Esperar en Dios está ligado al trato de Dios con nosotros, con nuestro carácter
  4. Nos prepara para llegar a nuevos niveles.
  5. Esperar en Dios nos lleva a ver de qué manera lo imposible se torna posible.
  6. Cuando desarrollamos fe en Dios, aprendemos a esperar en Él. (Salmo 40:4).
  7. Es necesario evaluar cuál es nuestra actitud cuando Dios no responde de inmediato. (Salmo 39:4-7).

Conclusión:

Cuando oramos o pedimos algo a Dios y no apreciamos una respuesta inmediata, nos inclinamos a desistir. Olvidamos que el Señor Jesús enseñó la importancia de perseverar hasta obtener la respuesta (Lucas 18:1) No es que el panorama esté ensombrecido cuando no hay respuestas inmediatas, es que sencillamente no hemos aprendido a esperar. Si nos mantenemos firmes e insistimos, orando, sin desmayar, podemos tener la seguridad de que alcanzaremos nuevos niveles espirituales. Esa decisión forma parte de la consagración a la que estamos llamados por el Señor.

Autor: Ps Ramón De Jesús 

Ultimo mensaje: https://libres.org.do/sermons/suegra-sanada-sirve-al-senor/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 16 =