Sermones

Las obras del Espíritu Santo | Serie Espíritu Santo 03 | Ps. Ramón De Jesús | 17/11/19

I.- EL ESPÍRITU SANTO Y SU OBRA EN LA CREACIÓN. V. GEN. 1:1-2.

En este pasaje vemos a Dios El Espíritu Santo activo en la obra de la creación “…y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”.

Mover (hebr. rakjaf): vibrar, temblar. El hecho de que el Espíritu de Dios se moviera, implica la aparición de dos de las tres magnitudes fundamentales, ( L, T). Las cuales dan origen a todo lo que existe, la mención de la tierra en v.1 y la faz de las aguas en el v.2, nos habla de la materia y la masa (M). Es probable que estas vibraciones estuvieran dando lugar a la organización al desorden inicial, y eso lo hizo el Espíritu de Dios, quien se movía sobre la faz de las aguas. Eta vibración indicaría además la preparación para los próximos actos de creación.

En Job 26:13 nos dice que el Espíritu de Dios adornó los cielos en la creación. 

En Salmo 33:6Por la Palabra de Jehová  fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca(su Espíritu)”.  El ejército de los cielos, habla del contenido de los cielos (atmosférico, astral, el 3er. Cielo).

Dios el Espíritu Santo participó activamente en la obra de la creación.  

II.- EL ESPÍRITU SANTO Y SU OBRA EN LAS ESCRITURAS.

Todo lo que Dios ha hecho y hará, lo ha hecho y hará por su Palabra.  El Creó el Universo por su Palabra. Una y otra vez en Génesis encontramos las palabras, “…y dijo Jehová Dios”; vv. Gen. 1:14, 20, 24, 26, 29.   Por medio de estos y otros pasajes notamos que todo lo que Dios hacía en la creación, lo hacía por medio del poder creador de su Palabra.

Cuando Jesucristo venga otra vez abatirá al anticristo por medio de su Palabra. V. 2 Tes. 2:8. En Apocalipsis 19:13, encontramos que su nombre es llamado “El Verbo de Dios”. El autor de la Palabra de Dios fue el Espíritu Santo de Dios. Para conocer correctamente la Palabra de Dios, tenemos que conocer previamente al Espíritu Santo de forma personal, es decir, tener intimidad con El. Veamos a continuación la relación entre el Espíritu Santo y la Biblia:

  1. La Palabra de Dios es eterna. V. Sal. 119:89 “Para siempre, oh Jehová, permanece tu Palabra en los cielos”.
  2. Dios dio su Palabra al hombre. V. 2 Pedro 1:20, 21 “Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santo s hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”.
  3. El Espíritu Santo acompaña la Palabra de Dios. V. 1Ped. 1:12. “A estos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles”.
  4. El Espíritu Santo es el que da vida a la Palabra de Dios. V. Juan 6:63.  “El Espíritu es el que da vida; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”.

El Espíritu Santo enseña las verdades profundas de la Palabra de Dios. V. 1Cor. 2:9, 10. “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”.

III.- EL ESPÍRITU SANTO Y LA OBRA DE REGENERACIÓN. V. JUAN 3:1-7

Uno de los términos que se utiliza con mas ligereza y descuido en nuestra generación es este: “Nacer de nuevo” (regeneración).  Políticos, artistas, atletas, actores, actrices, faranduleros, presidentes se les oye decir en nuestros tiempos que han experimentado el nuevo nacimiento. Demos un vistazo sano y bíblico a la doctrina del Nuevo Nacimiento:

  1. Nacer de nuevo quiere decir, nacer otra vez. V. Juan 3:7.  “No te maravilles de que te dije: os es necesario nacer de nuevo”. La expresión “…de nuevo…” viene del gr. “el principio nacido en usted”, en Apoc. 22:13Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último” nos dice quién es el principio, Cristo Jesús es el principio. Cuando una persona nace de nuevo, entonces Cristo, “el Principio nace en él”.
  2. El Nacimiento Nuevo no es un cambio de naturaleza. Tampoco es la naturaleza vieja cambiada a una naturaleza nueva. V. Jn. 3:6 “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.
  3. El Nuevo Nacimiento no es el principio de una Naturaleza nueva. Es “el Principio” entrando en una persona.  Por eso Pablo pudo decir en Col. 1:27:  “…que es Cristo vosotros, la esperanza de gloria”. Ser nacido de nuevo no es una naturaleza que empieza; es la naturaleza de Cristo mismo que entra en nosotros, a la vez que permanece la vieja naturaleza en nosotros. 
  4. Ser nacido de nuevo es la venida de una naturaleza divina a morar en nosotros.  Es más que una nueva naturaleza, es la naturaleza de Dios en el creyente. Es la naturaleza de Cristo, el Principio, que ha entrado en nosotros. Por eso es posible experimentar el cambio.
  5. Esto significa que la eternidad es nacida en el nuevo creyente.  V. Juan 3:15.  “Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. La vida ahora es eterna, v. Juan 3:16; ahora esa vida es nueva para nosotros, v. 2Cor. 5:17.

Este milagro de Nacer de Nuevo y entrar en nosotros esa nueva naturaleza, lo efectúa en nosotros el Espíritu Santo. Vv. Juan 3:5,6 “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”. 

Pablo lo explica mejor en Filipenses 2:5 “Haya, pues, este sentir = (permitir). Debo permitir que el Espíritu Santo haga lo que Él quiere en mí. V. Rom. 12:1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es nuestro culto racional”. 

Es ahora cuando se opera una guerra espiritual entre la Vieja Naturaleza y Jesucristo en nosotros.  Cuando el cristiano está cometiendo cualquier pecado, es contra Cristo que esta luchando, Pablo declara esta posición en Gálatas 2:20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. 

Autor: Ramón De Jesús

Facebook: La Iglesia Bautista Redención

Último mensaje predicado: El rey digno de adoración | Serie Mateo 03 | Ps. Ramón De Jesús | 17/11/19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =