Sermones

Las obras y la Palabra de Dios | Ps. Ramón De Jesús | 25/08/19

Las obras y la Palabra de Dios 

Salmos 19: 1-14

El Salmo 19 es una pieza literaria de gran belleza poética. De este salmo, el escritor C.S. Lewis escribió lo siguiente: “el Salmo 19 constituye el mejor poema del Salterio, además de ser una de las mejores liricas jamás escritas en el mundo, que pone claramente de manifiesto custro temas de gran importancia teológica, académica, educativa y pastoral”.

Este Salmo nos habla de la gloria divina que se manifiesta en la creación; en él, la voz de Dios se hace sentir en el cielo y en la tierra a través de la contemplación de la naturaleza.  El poema continúa para elogiar y afirmar el valor de La Ley de Jehová. Así también, con gran maestría artística y profundidad teológica el salmista hace una concatenación de virtudes de La Ley divina. El escritor sagrado prosigue con una confesión de humildad y reconocimiento de sus limitaciones.

Así, David termina su escrito con una profesión de fe en la que exalta a Dios como su roca y redentor, siendo estos dos sustantivos, imágenes que resaltan la seguridad y la fortaleza divina.

Una lectura inicial del Salmo revela por lo menos dos secciones temáticas mayores. La primera es una especie de himno a la creación, que pone especial énfasis en el sol vv. 1-6; y la segunda, un tipo de literatura sapiencial que desea subrayar las virtudes de La Ley de Jehová vv. 7-14. Junto a las diferencias temáticas también se muestran otras divergencias: por ejemplo, la primera sección del salmo utiliza el nombre genérico de Dios (hebr. El: el fuerte, el que todo lo puede.), mientas que en la segunda sección, sistemáticamente se hace referencia a Dios con su nombre propio (hebr. Yahwé: “Yo Soy”. El que es auto existente y se ha querido relacionar con la humanidad. Se usa en forma abreviada como JAH). 

Sin embargo, junto a esas diferencias, se pone de manifiesto otros elementos temáticos y literarios que apuntan hacia su unidad. La primera parte del Salmo es, posiblemente, la afirmación teológica general, y la segunda, su explicación práctica. De esta forma el redactor final del poema y del libro pone en paralelo dos de los grandes temas del Salterio y de la Biblia: La Creación de Dios y la Revelación de su Ley. 

Debido a sus dos secciones distintivas y dos nombres diferentes para Dios, algunos estudiosos han tratado de argumentar que el Salmo 19 era en realidad dos composiciones, una antigua y otra más reciente.  Sin embargo, la forma más breve del nombre “Dios” hace una referencia a su poder, especialmente a su poder como Creador, mientras que Yahwé se ajusta al énfasis relacional. Por consiguiente, David representa a Jehová Dios como autor tanto de su Mundo como de su Palabra en un himno unificado.  Dios se ha manifestado a la humanidad por medio de dos instrumentos. La raza humana queda responsable ante El debido a sus comunicaciones no verbales y verbales. Entonces, a la luz de estas reflexiones, el Salmo 19 nos provee destacados vehículos de la revelación que Dios, voluntariamente hace de sí mismo:

I.- La revelación general de Dios mediante la obra de la creación V. 1- 6.

  1. La publicación de los cielos vv. 1-4b.
  • Los cielos(hebr. Shamé: se refiere al arco visible en el que se mueven las nubes, así como el espacio más alto donde se encuentran los cuerpos celestes. Aire, cielo, nube.
  • El firmamento( hebr. Raquia: expansión, espacio visible) podríamos decir que el firmamento es el espacio visible, mientras que los cielos se refiere al contenido del firmamento, es decir, los gases, nubes, los cuerpos como, planetas, asteroides, estrellas, cometas, satélites, etc.

¿Qué hacen estos? 

 a). Los cielos cuentan la gloria de Dios. Contar (hebr. Safar: señalar algo con una marca como tarja o registro, también se refiere a enumerar, recontar, censar, contar). b). El firmamento  anuncia la obra de sus manos. Anunciar (hebr. Safar: proclamar, declarar, publicar en forma general). 

    • Un día emite palabra a otro día. v.2ª
  • Una noche a otra declara sabiduría. v.2b
    • No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz. V.3
  • Por toda la tierra salió su voz, v.4ª
  • Y hasta el extremo del mundo sus palabras. V. 4b
  • La publicación del sol Vv 4c-6
  • Notemos que el sol ni los cielos son deificados, en contraste a lo sucedía en muchas religiones paganas. En la Biblia, Dios es el Verdadero y Único Creador, pero también es el Gobernador soberano por encima de toda la creación.  
  • En ellos (cielos y firmamento) puso tabernáculo para el sol. V.4c.
  • Y este (el sol), como esposo que sale de su tálamo, se alegra cual gigante para correr el camino. V.5. (este es un símil que se refiere al recorrido de salida y puesta del sol cada día.).
  • De un extremo de los cielos es su salida, y su curso hasta el término de  ellos, y nada hay que se esconda de su calor. V. 6.
  • La trayectoria del “recorrido del sol” (a la vista nuestra desde cualquier punto de la tierra) cada día, comunica la revelación general de Dios a esta humanidad. Este espectáculo es algo que todo ser humano puede ver cada día, “nada hay que se esconda de su calor”. Como consecuencia de ello, como dice San Pablo en Romanos 1:20 “…de modo que no tienen excusa..”.

CONCLUSIÓN

La revelación general de Dios, expresada  mediante la obra portentosa de la creación, derriba todo argumento de parte de los seres humanos, sobre el desconocimiento del  Dios Creador y Sustentador del universo. 

Pero también esta contundente y evidente prueba de su existencia, hace totalmente responsable e inexcusable  a todo ser humano. Todos somos responsables de prestar atención al llamado de Dios a la salvación. 

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Isaías 55:5-8.

Autor: Ramón De Jesús

Facebook: La Iglesia Bautista Redención

Último mensaje predicado: Las misiones, el corazón de Dios | Ps. Ramón De Jesús | 18/08/19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 3 =