Sermones

Un padre verdadero está dispuesto 2 | Emeterio Soriano | 04/08/19

Predicador - Emeterio Soriano

Un padre verdadero está dispuesto 2

Génesis 22: 1-3

Dispuesto a PRIORIZAR (poner a Dios en primer lugar en su vida). Gn. 22: 1-316-18

En una época como la nuestra, tener prioridades espirituales es algo que va en contra del pensamiento común. El éxito, la fama y la fortuna son la prioridad. 

Desde antes de la conformación de Israel, el Dios estaba sentando las bases de la vida del pueblo. La vida del pueblo de Israel debía centrarse en Dios. Un obediente hombre llamado Abraham, decidió poner a Dios en primer lugar en su vida.

Abraham mostró que Dios era lo primero para él. Lo demostró en muchas de sus decisiones. Cuando fue llamado a salir de su tierra (Gn. 12:4),  cuando dio el diezmo del botín de guerra (Gn.14:20) y cuando ofreció a Isaac (Gn. 22).

La actitud de Abraham se basaba en su conocimiento de Dios. Abraham sabía que:

  1. Dios es digno de obediencia. Gn. 22:16
  2. Dios es poderoso para proveer. Gn. 22:8-13
  3. Dios es digno de lo mejor. Gn. 14:20Gn. 22:16-18

Una de las causas de que Dios no es importante para nuestros hijos, es que Él no es importante para nosotros. Cuando nuestros hijos vean lo importante que es Dios para su papá, Dios será importante para ellos.

No cuando vean lo importante que son las cosas de Dios, para papá, sino cuando vean un carácter transformado por su cercanía a Dios.

Las acciones piadosas tienen valor, pero el carácter piadoso tiene una influencia que trasciende.

Dispuesto a INFLUENCIAR a sus hijos. Deuteronomio 6:20-25; 1 Samuel 3:13

Según el diccionario de la lengua española, influir significa ejercer fuerza moral. Además de contribuir con el éxito de un negocio. Para nosotros influir como padres en nuestros hijos debería ser una prioridad.

El sistema mundial que impera ha creado sus propios mecanismos de influencia, mecanismos de influencia dedicados a transferir el dominio o fuerza moral del hogar a otras instituciones o personas. De hecho actualmente existen personas, conocidas como “inluencers” que son personas que cuentan con influencia en las redes sociales y sirven para promover o promocionar una marca o evento. Estos pueden ser o no celebridades o famosos.

La influencia hacia los hijos está pensada, por un lado, la economía se convierte en consumista. Los papás tienen que trabajar mayores jornadas fuera del hogar, las madres también salen del hogar, las guarderías y escuelas aumentan su horario de labores para suplir las demandas, utilizan la tecnología como herramienta (herramienta económica) los niños empiezan a recibir instrucción, normalmente sin supervisión. Los papás van perdiendo influencia paulatina, mientras que los medios de comunicación van ganando dicha influencia.

La misma sociedad de consumo, ejerce presión para que los niños tengan sus propios dispositivos electrónicos, de ahí niños con tabletas, televisores, o teléfonos inteligentes. Luego la influencia continúa creciendo y la de los padres se va perdiendo.

Dios en su sabiduría preveía esto, por lo tanto a su pueblo Israel les dejó la clave de la influencia:

  • Estar activamente con los hijos.
  • Dedicar tiempo de interacción con los hijos.
  • Recordar la obra de Dios en sus vidas.
  • Celebrar las obras de Dios.
  • Enseñar las bendiciones de la obediencia a Dios.

En la Biblia tenemos el ejemplo de un padre, un padre recordado por no influir en sus hijos, positivamente hablando. Este padre fue el sacerdote Elí.

Elí fracasó en su servicio a Dios, no por el pecado de sus hijos, sino por su pasividad en tratar con ellos. Ellos necesitaban ser reprendidos por su padre. Dios reclama que no serían perdonados, y la razón era que su padre, el hombre responsable espiritualmente y además responsable de la familia, no les estorbó.

Los papás son de influencia para que los hijos amen el trabajo (estudio), el servicio, a las personas, a sus propias familias, a sus esposas/esposos y para que amen a Dios. Sal. 34:11

¿Estamos promoviendo ideales o ídolos en nuestros hogares? Estemos alertas y no afilemos navajas para nuestras propias gargantas. Nuestros hijos son influenciables, pero eso no es problema, si usted y yo, siendo guiados por el Señor somos la influencia que ellos tienen.

Pelee por la influencia en su hogar. Madre, permita al papá ser de influencia espiritual. Sus problemas como pareja deben ser solucionados, de tal manera que ustedes se constituyan en ese equipo de tres (padre, madre y Dios) que tiene garantías de éxito e influencia.

Que seamos usted y yo los “influencers” de nuestros hijos.

Aplicaciones

  • Cuando nuestras prioridades están en el orden correcto en nuestras vidas, ayudamos a nuestros hijos a tenerlas ellos también.
  • La influencia de un padre no puede ser sustituida por la madre. Pero Dios en su misericordia, da de su gracia para que las madres puedan criar hijos y estos sean para Su gloria.
  • Los padres verdaderos también reconocen públicamente los logros de sus hijos. El Padre celestial dijo acerca de Jesús: “este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” Mt. 3:17

Autor: Emeterio Soriano

Facebook: La Iglesia Bautista Redención

Último mensaje predicado: ¿Qué hacer en medio del sufrimiento? | Emeterio Soriano | 28/07/19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 4 =