Sermones

Una fe auténtica| Jean Carlos García | 19/01/2020

Predicador - Jean Carlos García

Introducción

Muchos piensan que el dolor es la excepción en la vida cristiana. Cuando el sufrimiento tiene lugar dicen: “¿Por qué a mí?”. Sienten como si Dios los hubiera abandonado o que quizá no era tan confiable como pensaban. En realidad, vivimos en un mundo malvado, y la vida incluye mucho sufrimiento, incluso para los creyentes. Pero Dios sigue dominando las circunstancias. El permite que algunos cristianos lleguen a ser mártires por la fe, y permite que otros sobrevivan a la persecución. En lugar de preguntarse “¿Por qué a mí”?, es mejor decir “¿Por qué no a mí?”

Vivir por fe es la única forma de sobrellevar las pruebas y dificultades que llegan a nosotros. Este pasaje nos invita a colocar los ojos en el Señor en medio de la adversidad, como lo hizo Moisés y como nos dice Hebreos 12:2 “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.

Moisés hizo su elección, escogió vivir para Dios antes que disfrutar de todos los deleites terrenales, colocó su mirada en las cosas eternas y no en las temporales y Dios lo respaldó. Por fe podemos estar seguros de la providencia de Dios y de su presencia en nuestros corazones por medio de su Espíritu que nos capacitará para soportar hasta el fin.

¿Qué es la fe?

Hebreos 11.1 encontramos que la fe es la certeza de algo que crees y no se ve. Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. La palabra “Fe” proviene de la raíz griega “PISTIS” que significa creer confiadamente, estar persuadido firmemente de una verdad.

1-La Fe capacita a los creyentes para afrontar las pruebas.

Santiago 1.12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. La verdadera fe incluye el seguir siendo fiel a Dios cuando estamos bajo el fuego de la prueba.

2-La fe capacita a los creyentes hacer paciente.

La paciencia edifica el carácter y conduce a la victoria en Cristo Jesús. Con ella podemos observar, al ver como un agricultor tiene que esperar que las semillas den su fruto, eso es tolerancia, como lo es  saber esperar hasta que se cumpla el plan de dios para mi vida, el que es paciente, hace las tareas de todos los días, lo que olvidó y las más difíciles, sin quejas y como sirviendo al señor.
La paciencia se va forjando, va madurando a través de las circunstancias que dios permite y la próxima nos resultará un poco más fácil.

La paciencia puede tardar algo en madurar, en algunos más en otros menos (Santiago 5:7-8). Moisés fue muchas veces al palacio y le dijo al faraón deja ir el pueblo una y otra vez sin desesperación por qué no dependía de Moisés dependía de Dios.

Nos hay circunstancia que no puedan esperar en la presencia de Dios, Él se interesa más en situaciones espiritual que el material.

Salmos 40.1 Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó su oído a mí. Usted puede obtener victoria en sus pruebas si no se rinde ni le da la espalda a Cristo. Siga siendo fiel a él y pídale que nos dé paciencia.

3-La Fe capacita los creyentes a confiar en las promesas de Dios. v23

La fe es la confianza segura en las promesas de Dios. La promesa mayor es que podemos ser salvos por medio de Jesucristo. Si usted confía por completo en Jesucristo para su salvación, él lo transformará en una vida de obediencia y absoluta confianza a Dios.

Fue necesaria la fe para que Moisés renunciara a su lugar en el palacio, pero pudo hacerlo porque vio el carácter fugaz de la riqueza y del prestigio. Es muy fácil ser engañados por las ventajas temporales de la riqueza, la popularidad, el nivel social y los logros, y no ver las ventajas eternas del reino de Dios.

Hechos 1.Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. La fe nos ayuda a mirar más allá del sistema de valores del mundo para ver los valores eternos del reino de Dios.

La fe debe superar todas las barreras que se presenten en el camino, con la seguridad de que Dios está a nuestro lado para hacernos seguir adelante. Ejemplo: Los padres de Moisés confiaron a Dios la vida de su hijo.

No eran padres orgullosos sino creyentes que tenían fe de que Dios cuidaría de él. Como padre, ¿confía usted en que Dios cuidará de sus hijos? Dios tiene un plan para cada persona y la tarea de usted es orar por sus hijos y prepararlos para que lleven a cabo la obra que Dios ha planeado que realicen. La fe nos permite confiarle a Dios incluso a nuestros hijos.

Dios es un padre que cumple sus promesas.

Conclusión

Esto es lo que debemos aprender para poder vivir por fe:

  1. Si estamos en la presencia de Dios nada nos podrá vencer.
  2. El secreto de la vida victoriosa es estar cara a cara con nuestro Dios antes de enfrentarnos a cualquier situación.
  3. Abracemos todas las promesas de Dios en su Palabra y miremos hacia el galardón que nos espera en el cielo y sostengámonos como viendo al invisible.

Tenemos que decir como Pedro; Señor auméntanos la fe.

Autor: Jean Carlos García

Facebook: La Iglesia Bautista Redención

Último mensaje predicado: La perspectiva de la obra de Dios | Emeterio Soriano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + ocho =