Sermones

Vínculos de la fidelidad 2 | Ps. Ramón De Jesús | 07/04/19

VÍNCULOS DE LA FIDELIDAD 2

Apocalipsis 2: 8-11

INTRODUCCIÓN

LA FIDELIDAD HASTA EL FIN:  La historia del atleta escocés Eric Liddell, fue la revelación en las Olimpiadas de París en el año 1924. Le llamaban, “el escocés volador”.  Dió la gran sorpresa al negarse a correr los 100 metros planos, porque la carrera se celebraba el domingo; sencillamente por eso.  No trato de hacerse propaganda, ni hizo alarde, ni presunción de fe, sencillamente explicó que “ese día” (el programado para el final de los 100 metros planos) era El Día del Señor.

Para no dejar mal parado a su país, propuso correr los 400 metros, que era otro día, es decir, el viernes. Liddell, no era un especialista en esa distancia, como no lo son los que corren los 200 o los 800 metros, pero él tenía confianza en que podía hacer un digno papel.  El viernes 11 de julio de 1924, Liddell no solo ganó la carrera, sino que batió el récord mundial dejándolo en 47.6 segundos.

Cuando el escocés volvió a Edimburgo, fue recibido como un héroes.

Además de ser un gran corredor olímpico, Liddell era un hombre muy fiel a Dios y sus principios cristianos.  La prensa, sus compañeros atletas, y la gente en general le querían y respetaban mucho. En 1925, un año después de las Olimpiadas, en plena gloria de su carrera como atleta, marchó a China donde sirvió como misionero el resto de su vida. En 1942, la provincia china donde él colaboraba fue invadida por el ejército japonés, por lo cual Liddell en vio a su esposa y sus dos hijas al Canadá.  No llegó a conocer a su tercera hija, porque el año siguiente, 1943, fue internado en un campo de concentración. Incluso allí continuó ejerciendo su ministerio hasta que falleció en 1945, dedicado hasta el último momento de su vida a quien le había llamado a correr la Olimpiada del cielo.

En la película Carros de Fuego, cuyo héroe y protagonista es Eric Liddell, hay un momento especial en el que: El Príncipe de Gales y las autoridades británicas emplearon toda clase de argumentos para que Liddell corriera sus  potentes 100 metros planos, pues el prestigio nacional estaba en juego. Cuando el atleta respondió que él no correría el Día del Señor, pareciera que una corriente electrizante recorriera el cúmulo de butacas del cine, y sin poderse contener, un numeroso grupo de adolescentes se pusieran el pie y aplaudieron conteniendo las lágrimas: la fe, representada por un magnífico actor y la vida y ejemplo de fidelidad de Eric Liddell, era más importante para aquella multitud de jóvenes, y más trascendente que cualquier récord mundial.-

La fidelidad también es ejemplificada en la aguja del peso de colmados, la cual es siempre fiel al sistema numérico de su base.

En la primera parte de esta miniserie de dos exposiciones sobre la fidelidad, vimos que la fidelidad está vinculada o entrelazada a:

I.- Una vida de iglesia. V.8.

II.- Prestar atención a la Palabra de Dios. V.11ª.

III.- Una vida de buenas obras. V.9ª.

Ahora veamos que además la fidelidad está vinculada a:

IV. LA FIDELIDAD ESTA VINCULADA A UNA VIDA DE  PADECIMIENTOS. V.9ª y 10a.

“9. Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza… 10. No temas en nada lo que vas a padecer.  He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días”.

  • Tribulación (gr. Dslipsis): literalmente significa: presión, opresión, angustia.
  • Pobreza (gr. Ptojeía): llegar a ser pobre, indigente, padecer necesidad.
  • Padecer (gr. Pasdso): experimentar una sensación dolorosa, que lleva al sufrimiento.
  • Probar (gr. Peirazo): examinar al máximo hasta perforar.

V. LA FIDELIDAD ESTA VINCULADA A UNA VIDA LIBRE DE TEMOR. V.10a.

No temas en nada lo que vas a padecer…”.  Cantamos el himno “No te de temor hablar por Cristo…, no te dé temor hacer por Cristo…, no te de temor sufrir por Cristo…, no te dé temor morir por Cristo”. Nunca, nunca, nunca.

Temer: NT.(gr. Fobeo): alarmarse, quedar asombrado, temblar, amedrentar.

Temer: AT.(hebr. Kjarad): temblar con terror, apresurarse con ansiedad, asombrarse, estremecerse, espantarse.

Una vida de temor no es el plan de Dios para el creyente, muchas veces el temor produce grandes distorsiones en la vida del creyente. ¿Por qué? Porque:

  • El temor nos lleva a ser inútiles. “El temor del hombre pondrá lazos, V. Proverbios 29:25.

Lazo (hebr. Moquésh): se refiere al lazo que se usa para atrapar animales, gancho para la nariz (narigón), ruina, trampa.

  • El temor nos imposibilita de hacer la voluntad de Dios. V. Mateo 2: 22.
  • El temor nos hace quitar la vista del Señor y depender de las circunstancias. Es decir a menguar en la fe. V. Mateo 14:30.

VI.- LA FIDELIDAD ESTA VINCULADA A UNA VIDA DE PERSEVERANCIA O PERMANENCIA EN EL. V.10C.

Se fiel hasta la muerte…”.

La perseverancia en la  fidelidad nos llevará a obtener recompensas cuando lleguemos a la presencia de Dios. En este sentido, el texto nos muestra las siguientes recompensas por haber permanecido en la fidelidad:

  • La corona de la vida. V.10d. “…, y yo te daré la corona de la vida”.
  • La liberación de la segunda muerte. V. 11b. “… el que venciere, no sufrirá daño  de la segunda muerte”.

Estas recompensas solo las puede otorgar el Dios Todopoderoso, y Él las ha reservado para los creyentes que vencieren, es decir que sean fieles hasta la muerte.

Hermanos, visto todo lo anterior, nos resta aplicar a nuestra vida esta verdad, es decir, debemos ser creyentes perseverantes en una vida de fidelidad, pero para ello debemos recordar que una vida de fidelidad está vinculada a:

    1. Una vida de iglesia. V. 8.
  • Prestar atención a la Palabra de Dios. V. 11ª.
  1. Una vida de buenas obras. V. 9ª.
  2. A una vida de padecimientos. V. 9ª. Y 10ª.
  3. Una vida libre de temor. V. 10ª.
  4. Una vida de perseverancia o permanencia en El. V. 10c.

Seamos fieles hasta la muerte o hasta que nuestro Maestro nos venga a buscar en su venida por su iglesia.

Autor: Ps. Ramón De Jesús

Facebook: 

La Iglesia Bautista Redención

Último mensaje predicado: 

Los agentes de la disciplina | Ps. Ramón De Jesús | 07/04/19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =